Cuando algún sentimiento te invada, algo ocupe tu cabeza, y quieras expresarlo libremente, así tal y como es; no hay nadie mejor para escucharte que tu mismo, ni nada mejor para dejarlo salir que tus propias palabras. Coge lápiz y papel y háblate, conócete, responde a tus propias preguntas y sobre todo, cree en ti.

img_4919

Cree en ti y cree en tu porción de realidad. Esa porción que puedes ver, que puedes explorar, que puedes sentir…Déjate invitar a descubrir el resto de porciones de nuestra inmensa realidad… Porciones que somos capaces de compartir a través de nuestras palabras, pero también a través de la imagen. Imagen en la que quedan encerradas experiencias, recuerdos, sensaciones…e incluso reflexiones.

De alguna forma u otra, de todas las combinaciones posibles, expresarse es el mejor remedio para sanar el alma.

Benditas sean las imágenes y benditas las palabras.